24 de abril de 2016

#EduExpandida Unidad 2 Mutantes futuros docentes

Después de una semana de muchísimo trabajo y escasa -y por momentos, nula- conectividad, he hallado el tiempo para retomar el MOOC. La unidad 2: La escuela ya no es lo que era nos desafía a pensar de qué manera ha cambiado la escuela y, por supuesto, sus protagonistas, es decir los estudiantes. 
Me sentí identificada con el planteo espléndido de Manuel J. Anguita (@mjanguita en Twitter). Encuentro coincidencias entre las alumnas de FP: "mujeres, de más de 30 años, trabajadoras y estudiantes incansables" y las futuras educadoras, que recién inician el 1º año de formación docente en los Profesorados de Educación Primaria, Inicial y Especial (pueden visualizar los videos de presentación en esta lista de reproducción). 
No obstante, el ámbito en el que desarrollo mi práctica es más heterogéneo (cursan alumnos varones, tienen distintas edades: de 18 años en adelante; provienen de trayectorias escolares disímiles; desigual desarrollo de competencias digitales; situaciones familiares y laborales diversas). 
Dado que estoy a cargo del Taller de TIC, me centraré en la "mutación" que aparece en los entornos digitales y tomaré para ello los últimos cinco años. Como toda generalización, será susceptible de excepciones, particularidades dejadas a un lado, de manera de reflejar "lo que me pasa" en la cotidianeidad de la escuela. Queda, por lo tanto, abierta a debate. 
Primera cuestión que deseo mencionar, la escuela no provee conexión a Internet. 
En general, los alumnos ignoran cómo se gestiona el correo electrónico: "Profe no se usar gmail, por ende no puedo mandarle un correo" (sic). Buscando alternativas, los grupos cerrados de Facebook, uno por cada curso, permiten tanto la entrega de actividades, el intercambio entre compañeros, y las consultas, además de subir archivos y compartir materiales hipermediales. 
La mayoría de los estudiantes se conecta a través del celular (teléfono móvil). Es una ventaja en clase y un reto para mí, que me ha exigido adoptar las aplicaciones móviles e ir abandonando (con añoranza) la PC. 
La utilización del dispositivo móvil trae a la casi excluyente vía de comunicación: WhatsApp. Las listas de difusión facilitan el envío de consignas, plazos de entrega o aclaraciones de última hora, así como la recepción de archivos de audio y video. 
En resumen, en los últimos tiempos hemos cambiado la sala de informática (que fue trocada en aula) por espacios como aulas, salón de actos, patio y, si el tiempo lo permite, jardín aledaño al edificio, como pueden apreciar en estos videos del Proyecto Un mundo de juegos
Desde luego que los tiempos se extendieron, motivo por el cual se hace necesario establecer límites para no perder el juicio ante tanta notificación del celular que nos avisa de la entrega de trabajos prácticos. Y advertir que no responderemos inmediatamente, aunque nos reclamen: "Profe, me clavó el visto". 
La falacia de los nativos digitales ha traído confusión y daño. Debemos tomar conciencia del compromiso que nos cabe en relación con el desarrollo de competencias digitales que los estudiantes requieren, en el caso de la formación docente inicial  y considerando, asismismo, el mañana tan cercano en que comenzarán  a ejercer el oficio docente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar el blog y aportar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...